Transcripción del podcast de marzo de 2021: resumen y cronograma de las variantes del SARS-CoV-2

Transcripción del podcast de marzo de 2021: resumen y cronograma de las variantes del SARS-CoV-2

Escrito y grabado por Yidan Gao, editado por LisaMichelle Pecaro, traducido al español por Deivy Castellano

Abril de 2021 está a la vuelta de la esquina. Hace un año, los gobiernos de todo el mundo solicitaron a un total de casi 4 millones de personas que se quedaran en casa y se prepararan para cierres de un mes, para frenar la propagación del COVID-19. Durante el año 2020, se han logrado muchos avances significativos en la comprensión de la virología, descifrando el genoma del SARS-CoV-2, incentivando el uso de máscaras y desarrollando vacunas. Pero justo cuando estamos trabajando arduamente para combatir el virus, el SARS-CoV-2 muta silenciosamente y se presenta como varias variantes nuevas que pueden infectar mejor a los humanos y evadir el sistema inmunológico.

Hay varias cepas conocidas de SARS-CoV-2 que han llamado la atención del público y están circulando a nivel mundial.

En orden cronológico:

· Ya en marzo de 2020, el mutante D614G apareció por primera vez en Europa.

· En julio de 2020, investigadores de la Universidad de California en San Francisco identificaron 2 nuevas cepas, B.1.427 / B.1.429, que circulaban en Los Ángeles, CA.

· A principios de octubre de 2020, se informó B.1.351 en Sudáfrica.

· El 14 de diciembre de 2020, se informó una nueva variante B.1.1.7 en el Reino Unido (Inglaterra), pero las autoridades de salud pública de Inglaterra sospecharon que esta variante surgió ya en septiembre de 2020.

· A principios de enero de 2021, se detectó la variante P.1 durante un examen de rutina de los viajeros brasileños que llegaban a Japón.

· Finalmente, a principios de marzo de 2021, surgió B.1.526 y llamó la atención local debido a su rápida difusión en Nueva York, NY. El primer caso de B.1.526 surgió alrededor de noviembre de 2020.

Este podcast sigue la línea de tiempo ordenada de detección de variantes.

Comencemos por la primera variante, la variante D614G se describió detalladamente en uno de nuestros blogs anteriores. Aquí hay algunos refrescos sobre esta cepa. D614G se refiere a una mutación puntual en el residuo de aminoácido 614 del ácido aspártico (D) a la glicina (G), que se produce en la proteína de pico de SARS-CoV-2. La proteína de pico, como se describe en nuestros blogs anteriores, es un objetivo popular para la mutación. Este cambio en la secuencia de aminoácidos cambia la estructura de la proteína y las interacciones con su receptor, lo que conduce a un aumento de la afinidad de unión. La afinidad de unión se refiere a la fuerza de interacción entre una proteína, en este caso, la proteína de pico, y su pareja de unión, la proteína ACE2, que es un receptor que se encuentra en las células huésped. Veremos que este tema surge varias veces en nuestra discusión.

B.1.427 y B.1.429 fueron dos cepas de coronavirus que se encontraron predominantemente en el estado de California en julio pasado. Las mutaciones en B.1.427 incluyen dos mutaciones puntuales de la proteína de pico en los residuos 452 y 614, respectivamente. Se encontraron dos residuos mutantes adicionales del pico en B.1.429 en los residuos 12 y 152. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) enumeraron recientemente B.1.427 / 429 como variantes de preocupación, junto con B.1.1.7, B .1.351 y P.1, debido a una mejora en la forma de transmitirse de aproximadamente un 20%. Este aumento de contagio probablemente esté asociado con estas mutaciones puntuales, que ayudan al virus a evadir el sistema inmunológico escapando de la unión de anticuerpos.

Tres meses después, en octubre, B.1.351 se reconoció en Sudáfrica y se extendió a los Estados Unidosa fines de enero de 2021. Según los CDC, no ha habido informes sobre la correlación de B.1.351 con una mayor gravedad de la enfermedad. Sin embargo, el hecho de que esta variante tenga muchas más mutaciones plantea cierta preocupación para los científicos a la hora de predecir la eficacia de la vacuna. Específicamente, la mutación puntual de la proteína de pico en el residuo 484, que cambia el ácido glutámico (E) a lisina (K), podría hacer que la variante sea moderadamente resistente a los anticuerpos monoclonales durante las aplicaciones terapéuticas, según Weisblum et al.

Dos meses después, B.1.1.7 emergió silenciosamente del Reino Unido. Fue reconocido por el público a mediados de diciembre y pronto se extendió a los Estados Unidos a fines de diciembre de 2020. Los epidemiólogos informaron que la nueva variante tiene una mayor transmisibilidad. El comportamiento de la variante lo confirmó, porque se convirtió en la cepa dominante en los Estados Unidos en solo 3 meses después de su llegada. En B.1.1.7 específicamente, hay 3 mutaciones principales que son preocupantes. Dos de ellos involucran mutaciones puntuales que cambian los aminoácidos en el residuo 501 y 681. La otra mutación involucra una deleción de los aminoácidos 69 y 70 en el tallo de la proteína espiga. La sinergia de estas mutaciones aumenta la afinidad de unión al receptor del pico de SARS-CoV-2 a ACE2, en las células epiteliales del huésped. La aparición de esta cepa viral dio lugar a numerosas investigaciones sobre su asociación con la mortalidad. En su estudio de cohorte emparejado también conocido como estudio analítico observacional, Challen et a, realizó un seguimiento de 54,000 pacientes positivos para SARS-CoV-2 desde el 1 de octubre de 2020 hasta el 29 de enero de 2021 y midió la muerte dentro de los 28 días posteriores a una prueba COVID positiva. La probabilidad de mortalidad se incrementó de 2,5 (variantes circulantes previas) a 4,1 (B.1.1.7) por cada 1.000 casos detectados. Para obtener más información sobre B.1.1.7, puede acceder a uno de nuestros blogs anteriores aquí.

La variante P.1 se originó en Brasil y se extendió a los Estados Unidos aproximadamente al mismo tiempo que B.1.351. Lo más destacado de esta cepa viral es que infectó en gran medida a Manaos, una ciudad de Brasil que ya había experimentado una ronda de infecciones por COVID en octubre de 2020. A diferencia de lo que comúnmente se espera, en algunos pacientes, la primera exposición al SARS-CoV-2 sí no transmiten protección secundaria a la exposición futura con la cepa P.1. El hecho de que algunos ciudadanos de Manaos volvieran a infectarse sugiere que las mutaciones en la variante P.1 le permitieron evadir el efecto neutralizador de los anticuerpos generados por la primera exposición.



B.1.526 no figura en el sitio oficial de los CDC como una de las "Variantes preocupantes" a marzo. 26, 2021. Pero B.1.526 se está abriendo camino para ser una de las variantes más comunes que circulan en Nueva York y Nueva Jersey. Los funcionarios del gobierno de Nueva Jersey detuvieron los planes de reapertura para evitar las reuniones sociales y la transmisión comunitaria. Esta nueva variante contiene mutaciones en la proteína de pico, similares a las cepas anteriores, incluidas las que están asociadas con una posible resistencia a los anticuerpos. Aún así, se desconoce mucho sobre esta cepa viral específica.

Las descripciones anteriores cubren la mayoría de las variantes predominantes al 27 de marzo de 2021. Para obtener más actualizaciones sobre la información de las variantes, puede visitar el sitio web de los CDC, que enumera todas las variantes identificadas que podemos o no tocar. Aunque algunas variantes virales plantean la preocupación de que puedan evadir parcialmente la inmunidad generada por las vacunas, las vacunas COVID aprobadas aún provocan una amplia respuesta inmune, que probablemente resistirá la mayoría de la evasión asociada con mutaciones en variantes. También se está trabajando en la modificación y el desarrollo de vacunas para combatir estas nuevas variantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) insta al público a vacunarse si es elegible. Por último, a pesar de que el virus muta y puede hacer que algunas intervenciones terapéuticas o vacunas sean menos efectivas, las medidas preventivas, como el uso de una máscara y el distanciamiento social, siguen siendo herramientas poderosas para mantenernos seguros a nosotros mismos y a nuestra comunidad.

Los resultados de la investigación en curso y la comprensión actual de COVID-19 están en constante evolución. Esta publicación contiene información que se actualizó por última vez el 27 de marzo de 2021.