Uso de mascarilla, uso de doble mascarilla y mejoras en el ajuste de la mascarilla

Uso de mascarilla, uso de doble mascarilla y mejoras en el ajuste de la mascarilla

Escrito por Edward Chen, editado por LisaMichelle Pecaro

Traducido al español por Deivy Castellano

Las mascarillas son esenciales para bloquear la transmisión de COVID-19 ya que impiden que el virus SARS-CoV-2 pase a través de ellas. Ya sea reduciendo la propagación de partículas de SARS-CoV-2 de las personas infectadas al medio ambiente que las rodea, o restringiendo el paso del SARS-CoV-2 del medio ambiente a la boca y la nariz de un individuo susceptible, el cual es el modo más común de transmisión, las máscaras son útiles para proteger tanto al usuario como a sus contactos.

Los estudios revisados por pares han demostrado una y otra vez que el uso de mascarillas (cubre bocas) ayuda a prevenir la propagación del COVID-19, incluso de personas asintomáticas y presintomáticas que no saben que están infectadas, pero que pueden propagar la enfermedad. Esto es especialmente importante porque la llamada “transmisión silenciosa” de personas asintomáticas y presintomáticas representa más del 50% de los nuevos casos de COVID-19.

Según un estudio realizado y publicado de junio de 2020 publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, antes de que estuvieran disponibles las vacunas efectivas para tratar la COVID, “el uso de máscaras faciales en público corresponde al medio más eficaz para prevenir la transmisión interhumana, y esta práctica económica, junto con las del distanciamiento, la cuarentena y el rastreo de contactos representan la oportunidad de lucha más probable para detener la pandemia de COVID-19 (énfasis agregado)”. Un estudio de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) y la Armada de los EE. UU. Sobre un brote de COVID-19 a bordo de un portaaviones encontró que, incluso en un barco, los miembros del servicio que usaban una cubierta facial tenían una tasa de infección muchísimo más baja del 55.8% frente al 80.8% de tasa de infección de los miembros del servicio que no usaron cubre bocas faciales.

Un estudio de junio de 2020 ampliamente citado y publicado en Health Affairs analizó datos a nivel de condado entre el 31 de marzo y el 22 de mayo de 2020 de Washington DC más 15 estados de EE. UU. El cual exigían el uso de mascarillas comunitarias en algún momento sucedido entre las fechas del 8 de abril y el 15 de mayo. El uso de mascarillas en público, que a su vez se definió de manera diferente según el estado, redujo el crecimiento de nuevos casos de COVID-19 en un 0.9% en solo 5 días y en un 2% después de 3 semanas. El estudio también estimó que el uso obligatorio de mascarillas evitó la propagación entre 230.000 y 450.000 casos nuevos en los 53 días sucedidos entre el 31 de marzo al 22 de mayo, aunque los autores advirtieron que se trataba de estimaciones que dependían de suposiciones. El período de tiempo relativamente corto estudiado no permitió evaluar las muertes por COVID- 19. Un estudio mucho más reciente del 5 de marzo de los CDC corroboró estos resultados y también examinó adicionalmente la mortalidad por COVID-19 (ver nota al pie).



No es de extrañar, entonces, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los CDC, ambos recomienden el uso de máscarillas o cubre bocas.

Un nuevo estudio publicado por primera vez por los CDC el 10 de febrero de 2021 evaluó la efectividad del doble uso de mascarillas o “usar una mascarilla de tela sobre una de procedimiento médico”. El estudio, que evaluó la efectividad de diferentes ajustes y configuraciones de mascarillas, reflejó el creciente énfasis científico y de los CDC en maximizar el ajuste de las mascarillas. En el primer experimento, los investigadores observaron cómo las diferentes configuraciones de máscara afectaban la emisión de partículas de cloruro de potasio (que, con un diámetro de entre 0.1 y 7 μm, son representativas de las partículas del SARS-CoV-2). Una mascarilla médica desechable bloqueó el 56.1% de las partículas de cloruro de potasio emitidas por una tos simulada. Una máscara de tela de tres capas fue un poco peor en el filtrado, con un 51.4% de partículas bloqueadas. Finalmente, el 77.0% de las partículas se bloquearon con “anudar y doblar” una máscara desechable, y el 85.4% de las partículas se bloquearon en el escenario de doble enmascaramiento.

En el segundo experimento, los investigadores observaron no solo la emisión de partículas (de la “fuente”), sino la exposición de otra persona (el “receptor”) a estas partículas. Los investigadores probaron 10 combinaciones diferentes de configuraciones de máscara (sin máscara, máscara simple, anudado y doblado, y doble máscara) en la fuente y el receptor. En las configuraciones donde la fuente no usó una máscara, el receptor redujo su exposición a las partículas de cloruro de potasio en un apenas 7.5% usando una máscara desechable, 64.5% anudando y metiendo esa máscara desechable, y 83.0% usando un paño/mascarilla encima de esa mascarilla desechable. Cuando la fuente y el receptor anudaron y metieron su única máscara desechable, la exposición del receptor se redujo en un 95.9%. La exposición se redujo en un 96.4%, la mayor reducción observada en el estudio, cuando tanto la fuente como el receptor se enmascararon doblemente. Los autores no probaron el uso de dos máscaras de tela o el uso de dos máscaras desechables. Independientemente, los datos demuestran que “un buen ajuste puede aumentar la eficiencia general de la mascarilla”. Con base en este estudio, los CDC actualizaron sus recomendaciones para incluir el doble enmascaramiento o doble uso de mascarillas.

Incluso antes, las escuelas y los medios de comunicación habían estado considerando el tema, y muchos citaron al Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., después de que el mismo, apareció en un episodio del 25 de enero del programa Today de la cadena NBC. En respuesta a la pregunta de un presentador sobre si el doble enmascaramiento “hace una diferencia”, el Dr. Fauci respondió que “probablemente sí ... Entonces, si tienes una cubierta física con una capa, pones otra capa, simplemente tiene sentido común que probablemente sería más eficaz”. En este momento anterior, los estudios científicos aún no estaban disponibles.

El CDC recomienda combinar una mascarilla quirúrgica desechable con una mascarilla de tela en la parte superior para “un mejor ajuste y protección adicional”, aunque no recomiendan combinar dos mascarillas desechables porque las mascarillas desechables “no están diseñadas para ajustarse bien y usar más de una no lo hará. mejorar el ajuste”. Otras opciones para mejorar el ajuste incluyen el uso de ajustadores de mascarillas, el uso de mascarillas con alambres metálicos en la nariz y hacer nudos en las orejeras de la mascarilla, seguido de colocar material de mascarilla adicional en los bordes. Este procedimiento de “anudar y doblar” se demuestra en un video de la Universidad de Carolina del Norte. Un estudio de JAMA Internal Medicine que experimentó con máscaras modificadas descubrió que simplemente atar las orejeras y meter el borde de la máscara hacia adentro aumentaba la “eficiencia de filtración ajustada” del 38.5% para una máscara sin modificar al 60.3%.

El CDC ha continuado enfatizando la importancia de usar una mascarilla “que le quede bien” y recomienda continuar usando mascarillas incluso después de recibir dos dosis de la vacuna COVID. Es demasiado pronto para saber con certeza qué tan bien las vacunas COVID-19 previenen la transmisión del SARS-CoV-2, por lo que el uso de máscaras que filtren las partículas de virus exhaladas y, por lo tanto, protejan a las personas alrededor del usuario, sigue siendo muy importante. Esto es similar a por qué los médicos usan máscaras con pacientes inmunodeprimidos, incluso en épocas no pandémicas. (Según los datos de los ensayos clínicos de fase III, Astra Zeneca afirma que su vacuna reduce la transmisión de la enfermedad hasta en un 67%. Sin embargo, se han criticado algunas discrepancias inexplicables. Aun así, no hay datos que sugieran que las vacunas COVID prevengan por completo la transmisión).

Recuerde: Use mascarillas o cubre bocas que se ajusten cómodamente a su cara y cubran completamente su nariz y boca, incluso si está vacunado. Esto puede significar usar una mascarilla de tela encima de una mascarilla desechable o atar las orejeras para un ajuste más apretado. Los huecos permiten que las partículas de virus entren y salgan: ¡Evítelo como una plaga!

Nota:

Un estudio más reciente publicado por los CDC el 5 de marzo de 2021 analizó datos a nivel de condado sobre casos y muertes en un rango más largo desde el 1 de marzo hasta el 31 de diciembre de 2020. Los investigadores de los CDC encontraron que los mandatos de máscaras emitidos por el estado redujeron el crecimiento de nuevas Casos de COVID-19 en 0.5% en los primeros 20 días y 1.8% entre 81 y 100 días. Las muertes se redujeron en un 0.7% en los primeros 20 días y en un 1.9% entre 81 y 100 días, lo que respalda aún más las políticas para el uso obligatorio de mascarillas. El estudio también analizó las asociaciones entre la reapertura de restaurantes y las tasas de crecimiento de casos y muertes de COVID- 19. Permitir las comidas en las instalaciones (incluidas las comidas en el interior y al aire libre) se asoció con un aumento de las tasas de casos de COVID-19 después de aproximadamente 6 semanas y un aumento de las tasas de muerte de COVID-19 después de aproximadamente 2 meses. Las tasas de crecimiento de casos y muertes se incrementaron en un 1.1% y un 3.0%, respectivamente, entre 81 y 100 días después de la reapertura de los restaurantes.

Los resultados de la investigación en curso y la comprensión actual de COVID-19 están en constante evolución. Esta publicación contiene información que se actualizó por última vez el 9 de marzo de 2021.