La nueva variante B.1.1.7 del SARS-CoV-2: ¿Hay motivo de preocupación?

Por Edward Chen

Traducido al español por Deivy Castellano

Read in English

La luz al final del túnel del COVID-19 era tenue y se atenuaba, pero ahora por fin es visible. Desgraciadamente, justo cuando las cosas estaban mejorando tras la aprobación de emergencia en EE.UU. de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech el 11 de diciembre, el Reino Unido notificó su primer caso de una nueva variante del SARS-CoV-2 el 14 de diciembre de 2020. Esta nueva variante, el linaje B.1.1.7, parecía extenderse más rápidamente, en correlación con un aumento de casos en el Reino Unido, y tenía lo que el director del Consorcio Genómico Covid-19 del Reino Unido describió como un "gran número" de mutaciones (23, para ser exactos).


Aunque no se detectó antes, esta variante del SARS-CoV-2 había estado presente en las muestras recogidas en septiembre de 2020. Según los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido (ONS), alrededor de una cuarta parte de los nuevos casos de coronavirus en Londres en noviembre de 2020 fueron causados por esta nueva variante. Los mismos datos muestran que esta nueva variante fue responsable del 62% de los nuevos casos en Londres en la semana del 9 de diciembre. Datos más recientes de la ONS, los más recientes disponibles, muestran que la nueva variante se detectó en alrededor del 81% de los nuevos casos en Londres y el 61% de los nuevos casos en Inglaterra la semana del 28 de diciembre.


Tal vez sea alarmante que el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, haya declarado el 6 de enero que la nueva variante es "entre un 50 y un 70% más contagiosa". Ya había mencionado anteriormente estas cifras. Un estudio ampliamente citado que aún está en proceso de revisión por pares estima que la nueva variante del SARS-CoV-2 es un 56% más transmisible, aunque no encontraron pruebas de que esta variante causara una enfermedad más grave. Un segundoestudio no revisado por pares, realizado en colaboración con investigadores de Public Health England y el Consorcio de Genómica Covid-19 del Reino Unido, entre otras instituciones, encontró resultados similares. Este estudio informó que durante el segundo cierre nacional de Inglaterra en noviembre de 2020, cada persona infectada con la variante B.1.1.7, en promedio, infectó entonces a 1,45 personas en comparación con 0,92 personas por cada persona infectada con cepas no B.1.1.7.

 

Al comenzar el nuevo año, la variante del coronavirus B.1.1.7 se ha extendido ya a otros 50 países, como Dinamarca, Francia, Alemania, España, Portugal, Italia, Australia e incluso Estados Unidos (que, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., cuenta ya con 76 casos).


También denominada Variante Preocupante 202012/01 (VOC-202012/01), esta variante es diferente de las cepas de SARS-CoV-2 que han aparecido anteriormente porque tiene una mutación en el dominio de unión al receptor de su proteína de espiga, que se une a los receptores de las células del huésped humano. En la cepa B.1.1.7, el aminoácido asparagina en la posición 501 de la proteína spike se sustituye por el aminoácido tirosina. Esta mutación se denomina N501Y porque N es la abreviatura de asparagina e Y de tirosina. La variante B.1.1.7 tiene otras 23 mutaciones, de las cuales 17 afectan a proteínas fabricadas por el virus SARS-CoV-2.


El SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, ya había sufrido varias rondas de mutaciones desde su aparición en diciembre de 2019: a principios de febrero, la cepa D614G surgió en Europa, convirtiéndose finalmente en la forma dominante del virus a nivel mundial. Otro mutante, la cepa A222V, se extendió por Europa durante el verano después de aparecer por primera vez en España. En consecuencia, la gestión del virus es ahora aún más difícil debido a la aparición de nuevos mutantes virales.

 

Aunque existe la preocupación de que las variantes emergentes de coronavirus puedan propagarse más rápidamente, causar enfermedades más graves, eludir la detección por parte de ciertas pruebas de diagnóstico y evadir la inmunidad inducida por la vacuna, todavía no ha habido una variante que afecte a la eficacia de la vacuna o a la gravedad de la enfermedad. Nuevos datos sugieren que la actual vacuna de Pfizer es eficaz contra las cepas de coronavirus con la mutación N501Y y los CDC afirman que "no hay pruebas de que la variante [B.1.1.7] cause una enfermedad más grave o un mayor riesgo de muerte". Dado que las vacunas actuales exponen al sistema inmunitario a algo más que a las partes mutadas del coronavirus, se espera que sigan funcionando y que preparen las defensas del organismo contra las variantes emergentes y existentes del SRAS-CoV-2.


Con la continua mutación del virus del SRAS-CoV-2, es necesario ser proactivo en la identificación y el seguimiento de nuevos mutantes virales. Tras el descubrimiento de la variante B.1.1.7, los CDC lanzaron en noviembre de 2020 el programa nacional de vigilancia de las cepas del SRAS-CoV-2 (NS3) para caracterizar y catalogar mejor las mutaciones del SRAS-CoV-2. Incluso antes, a partir del 1 de mayo de 2020, los CDC ya habían liderado el esfuerzo de secuenciación de los virus del SARS-CoV-2 encabezando el consorcio nacional de genómica del SARS-CoV-2 Sequencing for Public Health Emergency Response, Epidemiology and Surveillance (SPHERES). El 29 de diciembre, los CDC anunciaron que se esperaba que el NS3 estuviera totalmente implementado en enero de 2021, aunque no ha habido una actualización adicional sobre su implementación a partir del 14 de enero de 2021. Cuando este programa esté plenamente implantado, se espera que cada estado proporcione a los CDC un mínimo de 10 muestras cada dos semanas para su secuenciación y estudio posterior. En el Reino Unido, el Consorcio de Genómica Covid-19 financiado por el gobierno del Reino Unido ya secuencia alrededor del 10% de todos los casos de COVID-19 desde al menos el 14 de diciembre de 2020.


A partir del 29 de diciembre de 2020, había unas 275.000 secuencias de genoma completo disponibles en bases de datos públicas, de las cuales 51.000 son de Estados Unidos y 125.000 son del Reino Unido. Los CDC siguen vigilando las cepas de coronavirus en los Estados Unidos colaborando con los laboratorios nacionales de referencia, las universidades, los departamentos de salud estatales y los departamentos de salud locales, y han aportado al menos 15 millones de dólares para financiar las pruebas de laboratorio.

 

Para más información, los CDC han publicado un "Science Brief" sobre dos variantes emergentes de coronavirus, incluida la variante B.1.1.7, con información adicional sobre el descubrimiento, las diferencias y las posibles consecuencias de estas variantes. Por último, además del recuento de casos de COVID-19, los CDC actualizan una página denominada "US COVID-19 Cases Caused by Variants" (Casos de COVID-19 causados por variantes) que realiza un seguimiento de los casos de COVID-19 causados por la variante B.1.1.7, separados por estados. En el momento de publicar este artículo, hay actualmente 76 casos de linaje B.1.1.7 en los Estados Unidos.

 

Este articulo fue publicado originalmente en inglés el 14 de enero de 2021. Los resultados de las investigaciones en curso y el conocimiento actual de COVID-19 están en constante evolución. Este artículo contiene información que fue actualizada por última vez el 14 de enero de 2021.

 

Edward Chen is a master's student studying immunology. He's also the national president of Students vs. Pandemics. @EdwrdChen

 

Edward Chen es un estudiante de maestría que estudia inmunología. También es el presidente nacional de Students vs. Pandemics. @EdwrdChen

2 views0 comments