Tratamientos actuales para la COVID-19: Retos y éxitos actuales

Por Edward Chen y Yidan Gao, editado por Kimmy Ye y LisaMichelle Pecaro

Traducido al español por Deivy Castellano

Read in English

Tras una breve meseta de agosto a septiembre, en octubre comenzó una tercera oleada de COVID-19. Preocupantemente, esta oleada ha continuado en el actual mes de diciembre y los recuentos de casos siguen siendo los más altos de la historia; no hay señales de que este repunte vaya a desaparecer pronto.


Sin embargo, el progreso en el desarrollo de vacunas ha sido fuerte. Hay 63 vacunas en fase de ensayo clínico, de las cuales 18 están en pruebas de eficacia a gran escala, y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. ya ha emitido su primera autorización de uso de emergencia (EUA) para una vacuna contra el COVID-19. Esta EUA, anunciada el 11 de diciembre, permite la distribución generalizada de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech. Ya se ha vacunado a personas fuera de los ensayos clínicos, aunque esto no quiere decir que no haya retos adicionales por delante. Todavía hay muchas cuestiones que deben considerarse, como la duración de la respuesta de los anticuerpos, la dosis necesaria para una protección eficaz y la distribución de la vacuna en todo el país.


La vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech es una vacuna de ARNm. Este tipo de vacuna contiene ARN mensajero, o ARNm, que las células pueden utilizar para fabricar una proteína viral. Cuando alguien se vacuna, sus células pueden producir una proteína viral no infecciosa a partir del ARNm. Esta proteína viral no infecciosa se presenta entonces a las células inmunitarias, lo que permite al sistema inmunitario prepararse para un posible encuentro con el virus infeccioso del SRAS-CoV-2. Aunque las vacunas de ARNm son nuevas y ninguna ha sido aprobada antes, se han estudiado previamente para la gripe, el virus del Zika, la rabia e incluso el cáncer. La FDA exige a las vacunas de ARNm los mismos niveles de seguridad y eficacia que a otros tipos de vacunas.


Durante este tiempo crítico, la FDA ha emitido EUAs para dos medicamentos contra el COVID-19: remdesivir y bamlanivimab. Aunque ambos se utilizan para combatir el COVID-19, estos dos medicamentos tienen mecanismos de acción diferentes. El remdesivir es un agente antiviral que se dirige a la replicación del virus e interfiere en ella. Bamlanivimab, en cambio, es un anticuerpo monoclonal que se une a los virus y los detiene antes de que puedan entrar en nuestras células.

 

El remdesivir, aprobado el 22 de octubre, es un inhibidor de la ARN polimerasa viral desarrollado originalmente para tratar el virus del Ébola. El SARS-CoV-2 también es un virus de ARN, por lo que necesita una enzima llamada ARN polimerasa dependiente de ARN para replicarse. El remdesivir impide este proceso y detiene la replicación viral. Un estudio publicado recientemente en el New England Journal of Medicine demostró que el remdesivir, en combinación con el fármaco baricitinib (un inmunosupresor que se cree que reduce la hiperactivación inmunitaria perjudicial), redujo el tiempo de recuperación de los pacientes con COVID-19. Además de su aplicación en la mejora del COVID-19, el remdesivir también es eficaz en el tratamiento del virus del Ébola, otro virus de ARN. Durante la epidemia de ébola de 2018, tras demostrarse su eficacia en monos rhesus, el remdesivir se probó en la República Democrática del Congo.


Aunque la aprobación de la FDA es prometedora, hay directrices estrictas en torno al tratamiento con remdesivir. En primer lugar, el fármaco debe inyectarse directamente en los vasos sanguíneos (es decir, administrarse por vía intravenosa). En segundo lugar, el remdesivir sólo está aprobado para pacientes hospitalizados que tengan 12 años o más y que pesen al menos 40 kilogramos (unas 88 libras). Por último, el remdesivir tiene efectos secundarios raros, pero potencialmente graves, como el daño hepático, que se manifiesta por niveles elevados de transaminasas. Por lo tanto, el tratamiento con remdesivir requiere una estrecha vigilancia de la función hepática.


Tras la aprobación de la FDA, surgieron controversias sobre la eficacia del remdesivir. En un ensayo clínico de la Organización Mundial de la Salud con 12.000 pacientes de COVID-19, el tratamiento con remdesivir no redujo la mortalidad. A fin de cuentas, esta controversia sigue siendo un debate candente, lo que puede ser la razón por la que el remdesivir tiene una EUA pero no una aprobación completa de la FDA.

 

Además del remdesivir, otra intervención médica, el bamlanivimab, recibió una EUA de la FDA. El bamlanivimab ha sido desarrollado por Eli Lilly and Company y está destinado a tratar la COVID-19 de leve a moderada. El bamlanivimab es un anticuerpo IgG1 que puede unirse al dominio de unión al receptor de la proteína de la espiga del SARS-CoV-2. Esta interacción neutraliza el virus impidiendo que se una al receptor ACE2. Esto impide que el virus entre posteriormente en las células del huésped. En este caso, el fármaco protege directamente a los pacientes al impedir la entrada del virus en las células. Normalmente, nuestro sistema inmunitario genera anticuerpos para defendernos; sin embargo, este proceso lleva un tiempo que no podemos permitirnos en nuestra lucha contra el COVID.


La guía de uso de bamlanivimab es similar a la de remdesivir. El bamlanivimab también requiere una infusión intravenosa y los requisitos de edad y peso son los mismos. Sin embargo, a diferencia del remdesivir, el bamlanivimab está aprobado también para pacientes no hospitalizados. Este mes, EE.UU. ha adquirido 650.000 dosis adicionales de bamlanivimab. El gobierno federal había comprado previamente 300.000 dosis de bamlanivimab.

 

Por último, los corticosteroides también se han utilizado como parte de los tratamientos de COVID-19. La justificación es que los corticosteroides han beneficiado a pacientes con otras infecciones pulmonares, como el síndrome de dificultad respiratoria aguda resultante del asma, la infección vírica grave de la gripe y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), una enfermedad causada por el SARS-CoV-1 y conocida comúnmente como SARS. Los corticoesteroides son potentes inmunosupresores y, por tanto, pueden beneficiar a los pacientes que padecen un sistema inmunitario hiperactivo, como se observa en los casos graves de COVID-19. En la búsqueda de un tratamiento para la COVID-19, los científicos pusieron en marcha un ensayo clínico nacional denominado ensayo RECOVERY "para identificar tratamientos que puedan ser beneficiosos para las personas hospitalizadas con COVID-19 presunta o confirmada". En este ensayo, los científicos descubrieron que la dexametasona, un corticosteroide, disminuía la lesión pulmonar mediada por la inflamación. Este ensayo también ha investigado otros fármacos, desde antibióticos y antiinflamatorios hasta anticuerpos y aspirina.


Por desgracia, los corticosteroides también tienen efectos secundarios, como la osteonecrosis de la cabeza del fémur, que se ha registrado en pacientes que se recuperaron de un SARS grave tras el tratamiento con corticosteroides. Este inusual trastorno está causado por una reducción del suministro de sangre a la articulación de la cadera, lo que provoca la muerte de las células óseas. La patogénesis subyacente se debe probablemente al estrés oxidativo y a los trastornos del endotelio vascular. Esta enfermedad perjudica considerablemente el bienestar y el funcionamiento de los pacientes, y disminuye la calidad de vida, además de aumentar la carga de la salud pública debido a la necesidad de cuidados de apoyo a largo plazo.

 

Los científicos están trabajando duro para combatir esta crisis de salud pública. El 20 de abril de 2020, la FDA anunció el Programa de Aceleración del Tratamiento del Coronavirus (CTAP) especializado para centrarse en las intervenciones contra el COVID-19. La FDA sigue actualizando rápidamente el progreso de los ensayos clínicos de medicamentos y vacunas. De hecho, el 17 de diciembre, un panel consultivo de la FDA recomendó la concesión de una EUA para la vacuna mRNA-1273 de Moderna. Se espera que la autorización oficial de la FDA llegue hoy mismo, 18 de diciembre.


Al mismo tiempo, aunque los investigadores estén en el laboratorio las veinticuatro horas del día, es nuestra responsabilidad reconocer nuestras responsabilidades sociales colectivas, incluyendo el uso de una máscara y el mantenimiento del distanciamiento social. Eliminaremos el virus más rápidamente si colaboramos con los científicos y seguimos las recomendaciones científicas.

 

Este articulo fue publicado originalmente en inglés el 18 de diciembre de 2021. Los resultados de las investigaciones en curso y el conocimiento actual del COVID-19 están en constante evolución. Este post contiene información que fue actualizada por última vez el 18 de diciembre de 2021.

 

Edward Chen is a master's student studying immunology. He's also the national president of Students vs. Pandemics. @EdwrdChen

 

Edward Chen es un estudiante de maestría que estudia inmunología. También es el presidente nacional de Students vs. Pandemics. @EdwrdChen

5 views0 comments